sábado 13 de julio de 2024 - Edición Nº2047

Política | 8 jul 2024

Salud Mental y Tabú

"Ser varón ya es una condición de riesgo": Gilda Mendoza sobre la salud mental en hombres

En una entrevista en el programa Qué de Radio Vanguardia, Gilda Mendoza, directora de Psicotemas, aborda la falta de expresión emocional en los hombres y la importancia de hablar sobre salud mental.



 

Gilda Mendoza, licenciada en Psicología y directora de Psicotemas, habló acerca de la salud mental en una entrevista en el programa “Qué” de Radio Vanguardia. En sus declaraciones, Mendoza destacó la necesidad de expresar las emociones y la resistencia que aún existe entre los hombres para hablar sobre cómo se sienten. "Finalmente no se habla mucho de las emociones. Considero que actualmente se habla un poco más de salud mental, pero cuesta mucho más que expresen cómo se sienten los varones y las personas más grandes", afirmó Mendoza.

 

Ante la pregunta de por qué los hombres no se permiten hablar de estos temas, Mendoza señaló: "Habría que preguntárselo a los varones. Investigaciones psicológicas y científicas dicen que hay una cuestión cultural, que entre hombres se tiene que hablar de cosas más banales; en cambio, la mujer habla y quedan catalogadas como las más sensibles. Hablar de las emociones es pasar a un plano de sensibilidad pareciera, pero así somos todos, no hay manera de no pasar por las emociones. El tema es poder empezar a hablar y no hablar de lo que me pasa no lleva a poder buscar ayuda. Y si yo tengo ese problema no tengo forma de solucionarlo, y termina agravándose mucho más."

 

Añadió: "Ser varón ya es una condición de riesgo, pero hay varios rangos etarios”. Dijo que entre cuestiones que suelen aparecer en los diálogos con personas con síntomas depresivos está el tema de la esperanza, “de si veo un futuro posible o no lo veo, y eso puede condicionar mucho más la gravedad”.

 

“Para prevenir esto es empezar a hablar sobre cuestiones de salud mental y expresar esto: cómo te sentís. Si yo recibo un 'bien, todo bien’. No, contanos cómo venís con tal cosa, te veo de tal manera, y poder empezar a hablar un poco más. No solo hablar, sino también empezar a escuchar, que es lo que nos cuesta. Quizás podemos expresar que 'yo te acompaño', pero ¿qué pasa si el otro llora, si el otro dice que se siente mal? ¿Le busco soluciones, lo ayudo, estoy ahí, le mando un mensaje, lo contengo o le digo 'no, eso que te está pasando es una boludez, no llores por eso'? Y también ver cuándo escuchamos qué necesita el otro y capaz que yo necesito que me escuchen, no una receta de soluciones", explicó la psicóloga.

 

"A mí me pasa en el consultorio de trabajar con adolescentes también y con adultos. Sucede que el problema en una sesión es una separación”, ejemplificó, y que el paciente está con interrogantes como “estoy buscando una casa y no tengo dónde vivir, y tengo que pagar un alquiler, y toda esta cuestión a mí me invade y me estresa”. Pero que en el adolescente “lo que le invade y le estresa” suele ser algo muy diferente como “una pelea con una pareja”.

 

“Si requiere asistencia a un amigo, ahí empezar a recomendar. Capaz que yo te quiero ayudar, pero no estoy teniendo las maneras para ayudarte, te puedo dar una mano buscando un terapeuta si querés, una ayuda psiquiátrica, pero poder habilitar ese espacio. Me ha pasado muchas veces que las personas me dicen que fui a pedir ayuda a tal persona y no sabe ayudarme, pero me dio el número de tal psicólogo, y ya eso me parece que es una manera de acercarle al otro la ayuda", expresó.

"Si se busca un espacio de salud mental, siempre hay que priorizar espacios de salud mental con evidencia científica, con cuestiones de terapia conductiva conductual que es la que funciona también en depresión”, recomendó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

Más Noticias