sábado 25 de mayo de 2024 - Edición Nº1998

Política | 29 abr 2024

Entrevista a Bruno Aybar

Crítica situación en el sector de residuos patológicos del Hospital Pedro Tardivo

La denuncia de Bruno Aybar, trabajador despedido del Hospital Zonal de Caleta Olivia, revela un escenario crítico: el desborde de residuos patológicos y el conflicto laboral por un despido arbitrario. Esta situación alarmante pone en riesgo la salud pública y la dignidad de los trabajadores.



En una comunicación telefónica con Radio Vanguardia, Bruno Aybar, trabajador despedido del Hospital Zonal de Caleta Olivia, reveló detalles alarmantes sobre la situación interna del Hospital Zonal. Aybar, quien se encuentra manifestando tras su despido injustificado desde hace dos meses, relató una escena desgarradora: el desborde de residuos patológicos dentro de las instalaciones hospitalarias.

Según Aybar, existen volquetes móviles rebosantes de bolsas rojas, destinadas a los residuos patológicos. Este desborde no solo representa un peligro para la salud pública, sino que también evidencia una grave negligencia por parte de las autoridades del hospital.

"Están llevando los residuos en ambulancias, incluso de los de pacientes con COVID-19", afirmó Aybar durante la entrevista. Denunció que el objetivo de esta maniobra es ocultar la realidad del desastre sanitario que se vive puertas adentro del hospital, tras el despido injusto de trabajadores como él y la inminente visita del Ministro de Salud.

La tensión se ha exacerbado en las últimas horas, con la presencia de policia quien desaló a Aybar y a su compañero quienes estaban ocupando el área de residuos patológicos en protesta por los salarios adeudados. Aibar relató cómo se resistió al desalojo, determinado a defender sus derechos como trabajador y a exponer la cruda realidad que enfrentan.

Además de la falta de pago de salarios, Aibar también señaló la ausencia de medidas de protección adecuadas para los trabajadores que manipulan estos residuos altamente peligrosos. La situación se vuelve aún más preocupante al descubrir que los residuos patológicos, en lugar de ser tratados correctamente, podrían estar siendo depositados en un basural común, sin un manejo responsable.

Ante esta situación crítica, surge la pregunta inevitable: ¿Cuál es el destino final de estos residuos? ¿Cómo se está gestionando la seguridad y la salud de los trabajadores y de la comunidad en general?

Mientras tanto, las autoridades del hospital y del gobierno provincial guardan silencio, sin ofrecer respuestas concretas a estas preguntas urgentes.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: